domingo, 29 de diciembre de 2013

LIBRO DEL MES: DICIEMBRE 2013







Título: Yo soy Malala
Autor: Malala Yousafzai y Christina Lamb
Editorial: Alianza editorial

Fecha de publicación: 2013







A sus dieciséis años Malala Youssafzai, se ha convertido en un símbolo global de la protesta pacifista, galardonada con el Premio Nacional de la Paz en Pakistán en 2011, el Premio Infantil de la Paz en 2013 y además es la nominada más joven para el Premio Nobel de la Paz. 
    Malala ha escrito en colaboración con la reconocida periodista Christina Lamb, “Yo soy Malala”, un libro que con su lectura recordamos no sólo lo que ya sabemos de ella sino que descubrimos los motivos por los que realmente debemos admirarla.
    El libro nos habla no tanto de sí misma como de la historia de su país y de la de su familia, pashtunes del Valle de Swat, al que ella considera “el lugar más hermoso del mundo”. Este valle está situado en una región remota y montañosa en el norte de Pakistán cerca de la frontera afgana. Nos cuenta que los pashtunes son hospitalarios y que poseen una gran capacidad para expresar sus pensamientos con una belleza lírica extraordinaria.
     La realidad que presenta de su historia es realmente impresionante, pues no sólo narra su lucha personal por la educación de las niñas, sino que nos cuenta todos los sucesos acontecidos en la última década en su país, como los cambios de gobierno y la invasión talibán, movimiento islámico fundamentalista que invade el norte de Pakistán. Describe muy bien como los talibanes fueron instalando su sistema integrista y de cómo se hizo tan gradual como eficazmente, convirtiendo el Valle de  Swat en un infierno, en nombre de la religiosidad y un nacionalismo tan mal entendidos como desvastadores. 
     La novela hace una crítica a la situación de desamparo de los pueblos del norte del país y nos hace reflexionar sobre las injusticias sociales:  la carencia de médicos, los problemas religiosos, la falta de alimentos, de luz y agua, siendo temas muy detallados por la autora.
    Con un lenguaje próximo y entrañable, nos narra también, el compromiso de sus padres con la educación. Unos padres valientes que apoyan y alientan a su hija a escribir y a ir a la escuela, en una sociedad que privilegia a los hijos varones y a las dificultades diarias a las que en consecuencia se tuvieron que enfrentar todos ellos en la dictadura talibán.
    Malala aspira a ser recordada no como una niña a los que los talibanes trataron de asesinar de un tiro en la cabeza, sino como la niña que antes y después de eso obtuvo una gran repercusión pública, nacional e internacional con su lucha a favor de la educación infantil, en un lugar en el que si a las mujeres se les niega el derecho de ser mujeres, a las niñas se les trata de negar el derecho a aprender, a ser personas que quieran llegar a ser.
    La lucha de Malala es y debe ser de todos y de todas, su libro es el testimonio de que las balas pueden combatirse con las palabras.
    Este libro encantará a aquellas personas a quienes no les importe confrontarse mientras leen, esta no es una novela de placer, es de crecimiento personal, de esas que ponen los pelos de punta cuando te metes en el argumento. Malala, al igual que Anna Frank, echa la vista a una infancia terrorífica para poner las cartas sobre la mesa y despertar la sensibilidad de las personas que quieran conocer su vida. Una historia preciosa sobre el miedo y la superación y sobre alguien que experimentó ambas cosas quizás desde un prisma demasiado cercano.

“Yo soy Malala” nos hace creer en el poder de la voz de una persona para cambiar el mundo.

 Isabel María Cabanilla Ortega
 Maestra en el CEIP Clara Campoamor



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada