lunes, 13 de enero de 2014

Una ventana abierta a la escuela en Hamburgo

En los pasados seis cursos he atendido Aulas de Lengua y Cultura Españolas en el norte de Alemania. En estas clases participan hijos y nietos de españoles residentes en el exterior. Se denominan clases complementarias y son impartidas semanalmente después del horario lectivo regular en distintas escuelas públicas de educación primaria y secundaria. La evaluación de estos aprendizajes se incluyen en las calificaciones del alumnado en sus respectivas escuelas.
La educación en Hamburgo es pública en el 97% de los casos, existiendo una oferta mínima privada reservada a colegios de élite como la Escuela Internacional o a las Escuelas Waldorf, que ofrecen una educación alternativa bajo la pedagogía de Rudolf Steiner.
 La educación infantil se inicia en centros escolares a partir de los cinco años y no es obligatoria. Los más pequeños asisten a Kindergarten, que son de gestión privada pero subvencionados según el nivel de ingresos de la familia, de tal modo que para unas es completamente gratuita y otras familias pagan el total de los costes.
 La Grundschule, escuela básica, se desarrolla durante cuatro cursos de 1º a 4º, equivalentes a nuestra educación primaria, al final de los cuales se orienta al alumnado, según sus capacidades y aptitudes, hacía el Gymnasium (Instituto) o hacia una Stadtteilschule (escuela integrada). Los dos primeros cursos en estos centros, 5º y 6º curso, se denominan de observación y según los resultados obtenidos, el alumnado puede orientarse de un tipo educativo a otro. Los padres, una vez escuchada la evaluación que hace el centro, tienen la última palabra y la libertad de decisión.
Las escuelas Públicas Básicas, Grundschule Lutterothstrasse y Grundschule Wielandstrasse, ambas con sección bilingüe alemán- español son, por mi trabajo itinerante, las que más conozco. En los últimos años se ha dado un incremento considerable de alumnado hispano que, recién llegado a Hamburgo y sin conocimientos iniciales del idioma alemán, encuentra un lugar adecuado para su integración en el sistema educativo del Estado.
Lo que más impresiona de los centros educativos son sus infraestructuras, sus espacios y la abundancia de recursos materiales y didácticos. Las aulas son muy amplias y suelen tener un lugar separado donde se ubican zonas de juego, relajación, lectura…etc. 
 La distribución de las aulas por “rincones”, promueven que el alumnado cumpla sus tareas de la forma más independiente posible, ofreciéndose un amplio margen de autonomía en la realización del trabajo; éste se planifica por semanas y a través de ”estaciones. Se le da un gran valor a capacitar al alumnado para realizar un trabajo autónomo, respetando sus ritmos de maduración. Por ello la función del docente es de orientador y acompañante en el proceso de aprendizaje. 
El proceso de alfabetización se inicia en primer curso, no antes, se realiza con letra script-mayúscula y el método suele ser fonético. En tercer curso se comienza el trabajo de caligrafía, al que se le da una gran importancia. Los rincones de juegos y lectura están presentes en cada aula. Es una práctica diaria en los primeros cursos la lectura en voz alta del docente, se suele aprovechar la hora del desayuno, que se hace en el aula. La exposición de trabajos escritos por parte del alumno al resto de la clase, la lectura compartida, los juegos lingüísticos, la asamblea de clase, la interacción oral, tienen un lugar predominante en el aula. 
 El Conocimiento del Medio se enfoca desde una perspectiva práctica, de observación y experimentación. Se plantea mediante proyectos de investigación y a lo largo de un curso escolar se trabajan tres o cuatro proyectos distintos. Además, se cuenta con aula de tecnología específica para este área.
 La educación Artística y Plástica tiene un gran peso en la educación básica, se intenta ante todo que el alumnado manipule materias, aprenda a trabajar con las manos y desarrolle su capacidad creativa. En Música se canta, se aprenden ritmos, se hace trabajo coral… Las escuelas cuentan con aulas de Artísticas y de Música y están muy bien dotadas.
 La jornada escolar se desarrolla de 8h a 13h. Las clases se dividen en sesiones de 45 minutos, habiendo dos recreos a lo largo de la mañana de 30 minutos cada uno. 
 Desde mi punto de vista la escuela en Hamburgo tiene una orientación fundamentalmente procedimental, importa cómo ayudar al alumnado a construir el conocimiento a partir de la experimentación. 


Teresa Jiménez Cabezas
Maestra en el Ceip Santo Domingo de Silos





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada