miércoles, 29 de enero de 2014

Uso correcto de la @

Su origen está en una ligadura, primero caligráfica y luego tipográfica, que representaba en la tradición paleográfica anglosajona a la preposición latina ad o, según otras fuentes, la conjunción at; en las diversas variedades de la escritura gótica cursiva castellana, y especialmente en la llamada escritura procesal representa al dígrafo an.
La arroba (@) es el símbolo que se utilizaba para representar la unidad de masa llamada arroba. Una arroba equivalía a la cuarta parte de un quintal.
El término proviene del árabe الربع (ar-rubʿ), con el significado de 'el cuarto, la cuarta parte'.
En la actualidad es muy conocido por los usuarios de informática pues aparece en las direcciones de correo electrónico y otros servicios en línea que utilizan el formato usuario@servidor o @usuario para el caso de Twitter, Instagram, etc.
Esta relación se deriva del hecho de que, en inglés, el símbolo @ se lee at ('a' o 'en') y por tanto indica que el usuario está hospedado 'en' el servidor, en vez de ser local.
En construcción se utiliza en la interpretación de planos, con el significado «a cada» para expresar cantidades: p. ej.: «5 varillas @ 0.20 m», 5 varillas «cada» 20 centímetros).
En los últimos años, debido al auge del uso de un lenguaje políticamente correcto, se está extendiendo la costumbre —innecesaria según la Real Academia Española — de hacer explícita la alusión a ambos sexos con el símbolo de la @, cuando se utilizan sustantivos o adjetivos animados.

La Real Academia (véase el párrafo 2.2 del hipervínculo) no admite esta opción por varios motivos.
En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no se emplea sólo para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexo. Tal uso del género gramatical masculino no denota intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva.
Sólo se precisa del uso de los dos géneros cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto.
Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo.

 " Aunque me temo que esta lucha del lenguaje inclusivo de género es ardua y  está cargada de tintes políticos lo del uso de la @ me parece inadmisible, ilegible, impropio y por supuesto incorrecto."

Mª José Sánchez
Madre, ama de casa y filóloga


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada